Cajas Metálicas

Tomas tu bello cogollo secado y curado, que cultivaste con mucho amor desde semilla, lo colocas en el moledor, sacas papel, armas una boquilla y te propones a hacer un caño de antología.